fbpx

Ejercicios de Respiración Profunda

s

Ejercicios de Respiración Profunda

              

Tiempo de Lectura 50 segs.

Fuente: La Esencia del Yoga Autor: Swami Sivananda Traducción: No autorizada

Cada ejercicio de respiración profunda consiste en una inhalación plena y en una profunda y firme exhalación a través de la nariz.

Inhale lentamente tanto como le fuere posible. Del mismo modo, exhale lentamente.

Durante la Inhalación observe las siguientes reglas:

1. – De pie. Coloque las manos sobre las caderas; los codos deberán estar hacia afuera sin forcejeo hacia atrás. Manténgase en la citada posición con comodidad.

2. – Dilate el pecho rectamente hacia arriba, presione los huesos de la cadera con las manos hacia abajo. Por este acto se formará el vacío y el aire penetrará por ímpetu espontáneo.

3. – Conserve las fosas nasales ampliamente abiertas. No use la nariz como si fuese una bomba de succión; ella cumple la función pasiva de simple pasaje de aire en los actos de inhalación y exhalación. Cuando inhale o exhale no haga ningún ruido. Recuerde que la respiración correcta es silenciosa.

4. – Mantenga tensa la parte superior del tronco.

5. – No curve la parte superior del pecho en posición encogida. Conserve el abdomen naturalmente relajado.

6. – No doble mucho la cabeza hacia atrás. No. impulse el abdomen hacia adentro. No fuerce los hombros hacia atrás, sino más bien aligérelos hacia arriba.

Durante la Exhalación observe cuidadosamente las siguientes reglas:

1. – Permita a las costillas ya la parte superior del tronco reprimirse gradualmente.

2. – Dirija las costillas inferiores y el abdomen lentamente hacia arriba.

3. – No doble el cuerpo demasiado hacia adelante. La curvatura del pecho deberá ser evitada. Conserve la cabeza, el cuello y el tronco en línea recta. Contraiga el pecho. No exhale el aire por la boca. Exhale muy, muy lentamente sin hacer ruido alguno.

4. – La espiración tiene lugar, simplemente, por la relajación de los músculos respiratorios. El pecho desciende por propia gravitación y expele el aire a través de la nariz.

5. – Al principio, no retenga el aliento después de la inhalación. Cuando el proceso de la inhalación haya terminado, empiece de inmediato la espiración. Cuando posea la suficiente destreza en su práctica, podrá retener lentamente el aliento de cinco segundos a un minuto, de acuerdo con su capacidad y fortaleza.

Cuando haya terminado una vuelta de tres respiraciones profundas, descanse un poco -“pausa respiratoria”- realizando algunas respiraciones normales. Después emprenda la segunda vuelta. Durante la pausa, permanezca de pie en posición cómoda con las manos en las caderas. El número de vueltas puede ser fijado de acuerdo con la capacidad del practicante.

Haga dos o tres vueltas y aumente luego una vuelta por semana. La respiración profunda es solamente una variedad del Pranayama.

No Comments

Post A Comment